HOMEOPATÍA PARA ANIMALES

     La homeopatía fue desarrollada en Alemania por el Dr. Samuel Hanhneman (1755-1843).

     Se basa en el principio de similitud "similla similibus curantur" (lo similar cura lo similar), que quiere decir que una sustancia que en un individuo sano es capaz de hacerle enfermar, en otro enfermo con esos mismos síntomas podrá curarse al ingerir dicha sustancia. Pero esto ocurre a dosis infinitesimales de la sustancia en cuestión, que generalmente son tóxicos. Cuanto más se diluye el tóxico, mas potente se vuelve gracias al sistema de dinaminación que se realiza.

 

     Existen unos 11.500 de remedios homeopáticos (animales, vegetales y minerales), y para decidir el que mejor refleja la enfermedad de tu animal, el homeópata deberá recopilar síntomas que para cualquier médico pasarían desapercibidos o no les darían importancia. Por ejemplo, empeora con la humedad o tras un disgusto, tiene supuración como miel, color de las diarreas, se despierta entre la noche a la misma hora, tose después de beber agua, come siempre tumbado, etc.

 

     Una vez estudiados los síntomas del paciente, se selecciona el medicamento homeopático que mas se ajuste. Y después hay que elegir la dilución correcta para su caso. Así se complica aún más el bello trabajo del homeópata unicista . Cuando el remedio y la dilución están bien elegidos, los resultados son espectaculares.

 

homeopatía para animales