Aprendiendo con Lady

A Lady, nuestra bulldog de 11 años y medio le detectaron un problema grave de corazón. La válvula tricúspide no se le cierra adecuadamente, además de la estenosis pulmonar. Todo esto, sumado a los diversos achaques que ya sufría, como inflamación del hígado y estómago o problemas de columna, los cuales hacían que tomara medicación crónica ya que, en ocasiones, sus patas traseras no se mantenían en pie, hizo que estuviera más vulnerable y, hará dos meses, dejó de comer e incluso de beber. Teníamos que forzarla a comer, y a veces vomitaba.

El Nahual, a finales de septiembre realizó una charla informativa en Fisioanimalia en Barcelona y nos recomendaron que fuéramos a escuchar sobre qué se trataba su terapia cráneosacral, de la cual no habíamos escuchado nunca nada al respecto, y que, quizás, pudieran atenderla una vez finalizada la charla informativa. En ese momento nuestras esperanzas estaban muy mermadas por la última noticia de la insuficiencia cardíaca que le habían detectado a Lady, pero, igualmente, nos desplazamos con el fin de que Rocío pudiera ayudarla, como otra alternativa diferente complementaria a la que siempre habíamos tratado.

Durante el fin de semana que Rocío y su equipo estuvieron en Barcelona, visitó a Lady 2 veces.  En la primera sesión le explicamos todo lo que le habían diagnosticado y se le aplicó terapia craneosacral. Rocío nos confirmó una noticia aún peor... Lady tenía un problema más grave… sus venas estaban muy débiles, en buena  parte según nos dijo, derivado por toda la medicación tan fuerte que había estado tomando por sus otras dolencias de columna con hemivértebras, etc… Nos recomendó que retiráramos parte de su medicación y así lo hicimos ya que la perra por sí misma ni comía ni casi bebía. Esa misma noche la perra fue a beber agua y al día siguiente comenzó a comer ella solita. Durante la segunda sesión nos comentó Rocío que su cuerpo estaba reaccionando y que le gustaba lo que estaba viendo, es decir, que se recuperaría… y así fue.

Si algo nos convenció de Rocío y su equipo es que, justamente, no trataron de convencernos de nada. Simplemente se limitaron a explicar en qué se basaba la terapia y nos contaron algunos casos que habían tratado.

A nosotros nos movió el hecho de una  “última esperanza”, porque por desgracia mucha gente, en la cual me incluyo no confía en terapias que no comprende o que no vean un resultado. Yo ahora confío y creo porque he visto los resultados y veo la evolución cada día. Le queda mucho camino por recorrer y la válvula seguirá sin cerrarse porque es una mal formación de su corazón pero ha habido avances desde el mismo día que Rocío la visitó, como comer y beber sola, aunque algún día le cueste más que otro el comer y no caerse. Todo ésto teniendo en cuenta que actualmente sólo toma medicación para el corazón y el resto es homeopatía.

Siempre hemos confiado en nuestros veterinarios y así seguirá, pero se ha abierto una puerta complementaria para nosotros que es la terapia cráneosacral.

Agradecemos a Rocío todo el apoyo que nos va dando a diario y las pautas de comida, etc… que nos va indicando, incluso estando ella en Madrid y nosotros en Barcelona. Por tanto, recomendamos enormemente esta terapia a cualquier animal, pero no como última opción sino como una visión más de tratar cualquier problema que puedan tener los animales.

Lady, David y Yolanda.

Dos meses después Lady sigue mejorando. Apenas hace 60 días Lady andaba con dificultad y se caía o se tumbaba contínuamente. El cambio es más que evidente, gracias a la Terapia Craneosacral y al gran trabajo que su familia Yolanda y David están realizando.

Cuando Yolanda nos llamó para contar el caso de Lady nos pareció muy interesante y pensamos que podríamos ayudarla. La invitamos a asistir a la charla que dimos en Fisioanimalia para que conociera nuestro trabajo. Allí conocimos a Lady, que no tenía fuerzas para mantenerse en pie, se arrastraba un poquito y se desmoronaba, tenía la mirada perdida, se hacía pis encima, usaba parches morfínicos para sus fuertes dolores óseos... Enseguida nos pusimos a ayudarla y estaba peor de lo que se veía. Sus órganos estaban muy debilitados y fríos, el hígado grande y con adherencias al diafragma, y lo peor, descubrimos una gran debilidad capilar, su corazón estaba blando como un flan y parecía que podría romperse en cualquier momento, también estaba frío. Llevaba dos semanas sin comer ni beber por ella misma, pero ni Yolanda ni David se habían rendido y le daban purés con jeringa. Tras la sesión se fue a casa y durmió toda la noche. Por la mañana se asustaron porque seguía dormida tan plácidamente que ni roncaba. Nos contaron que había ido a beber ella sola y venía andando, no quería tumbarse!!!   Su mirada había cambiado, estaba ahí, decía gracias. Eso nos animó y emocionó mucho. En esa segunda consulta vimos la rápida mejoría que había experimentado su cuerpo. Los órganos habían recuperado temperatura. Quería curarse y estábamos allí para ayudarla. Ese día ya comió por sí misma y sigue mejorando sin dolores. Estamos muy orgullosos de Lady y su familia que no se rindió y buscó soluciones aunque no creyeran que las terapias naturales pudieran aportar mucho más que sus veterinarios habituales.

¡Nos vemos en Barcelona!