Meg

La Terapia Craneosacral cambió su vida y la mia. "Cristina Taboada"

Meg es una gatita muy especial.

Llegó a la perrera de Torrejón con apenas mes y medio. Tambaleante. Sucia. Descoordinada. Me robó el corazón.

Tras visitar a un reputado neurólogo descubrimos que su ataxia era el resultado de una panleucopenia sufrida siendo aún feto. Aun así, nos dijeron que podría hacer vida normal. Y así fue, hasta marzo de 2015.

Con apenas año y medio comenzó a sufrir ahogos. Al principio eran como atragantamientos cortos. Pero poco a poco fueron aumentando en frecuencia, intensidad y duración. Se le hicieron todo tipo de pruebas, y nada le mejoraba… No se sabía si podía tener relación con su panleocopenia, si era otra enfermedad… Y mientras sus ahogos iban a más… y a peor… Se nos iba…

En busca de un milagro acudimos a El nahual.

Era nuestra última esperanza. Y allí nos recibieron Rocío Puche y Clara Martín.

A Meg no le gusta que le manipulen y sin embargo allí se dejó hacer.

Recibió su primera sesión de Terapia CraneoSacral y todo cambió: Su mirada, su actitud, su energía… Os pongo aquí la foto que le hice ese mismo día cuando por fin durmió una siesta tranquilita, a pierna suelta, sin ahogos ni angustias… Sólo fueron necesarias dos sesiones más de Craneosacral con Clara. Y desde entonces ningún ahogo más…

Meg tiene una ataxia debida a la Panleucopenia que sufrió en su etapa perinatal, ataxia que no le impide vivir con normalidad en una familia.

Meg era pequeñita pero muy fuerte y muy unida a Cristina.

Cuando vi a esta preciosa gatita notamos que sus órganos no tenían movimientos fisiológicos y su cerebelo y su cerebro tenían un contacto anormal.

Sabíamos que la terapia craneosacral y Cristina la llevarían a tener una vida larga y placentera.