Nana

Abandonada y atropellada se aferró a la vida y busca familia

Hoy quiero contaros algo que ocurrió durante la urgencia que atendí la noche del 25 de febrero. 

Cuando te traen a consulta un animal atropellado porque alguien lo ha abandonado es un momento horrible.  Le cuesta respirar, parece que puede tener roto el diafragma y graves lesiones medulares.

Se une la indignación, al miedo por no poder salvar su vida, y al agradecimiento a las personas que lo han traído en su coche dejando de lado sus planes de domingo al ver que pueden salvar una vida. 

Cuando vi a esta perra que estaba muriendo, le pregunté cómo se encontraba. Normalmente en esas condiciones te contestan que tienen miedo, o que tienen mucho dolor, o que no saben qué ha ocurrido y necesitan que se lo expliques, o te agradecen que les ayudes. Pero en esta ocasión,  Nana me dejó sin palabras al responderme: Estoy sola! En esta frase incluía su dolor enorme al descubrir que realmente su familia la había abandonado y su sufrimiento emocional superaba su dolor físico que no le preocupaba en absoluto. No supe qué decirle. Es una perra muy especial y sensible. Ella no podía creer que la hubieran dejado de lado así. Y me pedía una explicación que yo no podía darle. Fue uno de los momentos más tristes de mi vida. 

Quien abandona a un animal debería entender que lo deja totalmente solo, desamparado, que su mente quedará marcada para siempre, que no entienden por qué su manada le da de lado, por qué no regresan a por él, se sienten culpables pensando que han hecho  algo malo que ha merecido tal castigo, suelen acabar en carreteras buscando cómo regresar a su hogar, y ahí sufren atropellos (amputaciones, fracturas, muerte...). Y nadie se va a ocupar de él. Sólo tienen suerte un pequeño porcentaje que es rescatado por personas  buenas, sabias y con calidad humana, que son capaces de empatizar con este ser que sufre y le dan una nueva oportunidad.

A todas ellas GRACIAS en nombre de esos pequeños que son rescatados de día,  de noche, en fiestas, con lluvias o el calor del verano. Sois los héroes y valientes que hacen de este mundo el cambio que necesita.

 

Tras estabilizarla del shock de urgencia la trasladamos al Hospital Postas en Aranjuez. La protectora Las Huellas de Thor se hace cargo de su vida y asume todos los gastos. Decide seguir adelante a pesar de la recomendación de sacrificio que le ofrece el hospital. Nana estaba muy asustada. Ha necesitado cuidados, analíticas, radiografías, TAC y otras pruebas para determinar el alcance de las lesiones. Daño medular que le impide ponerse en pie, sangrado en hígado, neumotórax, y se descubre que tiene el estómago lleno de arena, posiblemente lo único que ha comido en días. Necesitó drenaje torácico durante días de hospitalización. 

 

Una de nuestras alumnas de shiatsu y craneosacral, Diana Gabriela de la Torre, fue al hospital a tratar de manera desinteresada a esta perrita. Tras la primera sesión consiguió que Nana se mantuviera en pie y sus lesiones orgánicas mejoraran de manera extraordinaria, hasta el punto que unos días después le dieron el alta y Nana podía andar bastante bien a pesar del pronóstico de parálisis permanente que nos dieron en el Hospital. Todos los cuidados, mimos y atenciones que Nana recibe hace que se vaya recuperando rápidamente, incluso emocionalmente.

 

Ahora está cada día mejor. Se recupera en nuestra guardería hasta que aparezca una casa de acogida o adopción. Tiene ganas de jugar con otros perros, es temerosa del humano, pero no se separa de nosotras, adora la compañía y los besos, es un encanto de perra. Afortunadamente su médula espinal se va recuperando y es totalmente autónoma. Sigue un poco cojita de sus patas traseras, pero poco a poco va recuperando la funcionalidad.

Ahora que convivo con Nana entiendo aquellas palabras del día que nos conocimos: ESTOY SOLA. Y es que es muy dependiente emocionalmente. Te sigue a todas partes aunque le cuesta dejarse tocar. Para ella lo más horrible fue dejarla de lado, en la carretera, es algo que no podía comprender ni asumir.

 

Pero ahora ya no estará sola nunca más. ¿Quieres ser su nueva familia?