Yira

A Yira se le hizo un diagnóstico erróneo que la tuvo durante 5 semanas tomando corticoides cuando lo que necesitaba era antibióticos para superar una infección.

Cuando por fin se dio con el diagnóstico adecuado, Yira había acumulado la tensión de estar sufriendo los dolores de una infección sin tratar durante 5 semanas, así que tenía el cuerpo agarrotado, su cráneo estaba descolocado y había afectación en algunos órganos.

Decidimos ir a El Nahual por recomendación de una amiga.

 

En la consulta Yira no paraba de dar besitos a Rebeca y a Rocío, conseguían que la perra estuviese confiada mientras le hacían el reconocimiento.

El momento definitivo fue cuando le hicieron una terapia craneosacral  y a Yira le cambió la expresión de los ojos, donde había dolor de repente había… ¿cómo decirlo? ¿paz, agradecimiento? Si creyera en las conversiones instantáneas diría que la perrita había alcanzado la iluminación.

Como había sufrido una intervención quirúrgica en la cabeza para drenar por la mandíbula la enorme cantidad de pus almacenada durante 5 semanas de infección sin tratamiento, nos prescribieron también homeopatía.

 

El cambio en el estado de la peluda fue inmediato. A la semana volvimos a revisión para asegurarnos de que todo seguía el curso correcto, volvió a recibir otra sesión de terapia, esta vez mucho más cómoda y confiada, sabiendo que no sufriría dolor en la consulta y que se iría mucho más cómoda, Hicimos una visita más de revisión y le dieron el alta definitiva.

Es una gran suerte que existan lugares como El Nahual donde se trata a nuestros compañeros no humanos con el respeto y la delicadeza que merecen. 

 

Como responsable de Yira me sentí escuchada, cosa también poco habitual en otros centros veterinarios.

Muchas gracias Rocío y Rebeca. Yira os manda lengüetazos a mansalva!!!