MEDICINA TRADICIONAL CHINA PARA ANIMALES

     La Acupuntura es un método oriental de sanación que consiste en la inserción de agujas en puntos concretos del cuerpo denominados acupuntos, y que están situados frecuentemente a lo largo de los meridianos energéticos que recorren el cuerpo. Son puntos de acceso a nuestra energía.

     Los meridianos llevan la energía vital o Qi (Chi) por todo el cuerpo. Esto es esencial para mantener la salud, ya que si la energía deja de fluir por alguna zona del organismo, esta enfermará sin remedio. Para detectar el desequilibrio energético es imprescindible cada detalle que el paciente recuerde sobre sus síntomas, tomarle el pulso, mirarle la lengua… Todos estos datos son recopilados por el acupuntor para llegar a un buen diagnóstico. Manipulando desde los acupuntos conseguiremos mover esta energía de forma que se corrijan los desequilibrios que dan lugar a la aparición de enfermedades en el organismo.

     La Medicina Tradicional China es un sistema médico completo que puede usarse de forma preventiva, curativa o paliativa según el caso a tratar. Por tanto, es muy útil en aquellas enfermedades en las cuales la medicina occidental no alcanza el éxito esperado.

      

     La frecuencia con la que se aplica el tratamiento dependerá del paciente y de la patología, viniendo a durar la sesión entre  30 minutos y una hora según el caso.