¿POR QUÉ MI ANIMAL PASA HORAS AL SOL?


Hay animales calurosos que evitan esto, pero generalmente nuestras mascotas son capaces de estar horas al sol incluso en verano hasta el punto de preocuparnos y tener que acercarnos para ver si les ha pasado algo.

Observando a los animales en la naturaleza, vemos que pasan la mayor parte del día bajo el sol. Las manadas de caballos salvajes o las cebras, pocas veces tienen una sombra bajo la que refugiarse y se pasan el día pastando, descansando o trasladándose a nuevas zonas. Imagina el sol que reciben al cabo del día los leones, las águilas, las cabras montesas, los patos, los elefantes…


Su piel, pelos o plumas los hacen altamente resistentes a los rayos ultravioletas. Y a su vez, al estar tan protegidos, se hace necesaria una mayor exposición directa al sol para que penetren en su organismo los rayos que hará que se forme Vitamina D en el cuerpo. Esta vitamina es esencial para la calcificación ósea, tiene actividad antitumoral, interviene en el sistema inmune, ayuda al equilibrio químico del cuerpo… Nuestros animales lo saben y el cuerpo les pide estar al sol.


Las personas de piel oscura que viven en zonas con poco sol, pueden padecer falta de vitamina D y raquitismo, debido a su alta protección, por eso en los países con poco sol la población tiene la piel clara, para poder recibir rápidamente los ultravioletas y fabricar esta vitamina necesaria para el buen funcionamiento del organismo.

Al convivir con nuestras mascotas en pisos, les estamos privando del tiempo necesario de sol para su salud. Porque además, y ahora en verano con más motivo, los sacamos temprano y tarde para evitar que pasemos calor, y los paseos son en muchas ocasiones muy cortos en comparación a esto que hemos expuesto anteriormente. Ni que decir tiene los animales que no salen de casa por ser pequeños, hamster, gatos, reptiles, aves…


Algunas personas ponen a su pequeño animal a tomar el sol a través de la ventana, sin saber que el vidrio, debido a su composición, es opaco a los rayos ultravioletas. Vamos, que no te vas a poner moreno a través de un cristal. Deberemos abrir las ventanas para asegurarnos que incidan los rayos de manera directa sobre la piel.

Los reptiles requieren también grandes dosis de ultravioletas, y para ello venden en tiendas especializadas tubos que emiten esta radiación. Hay que ponerlos dentro del terrario, no a través del cristal como ya hemos dicho. Pero lo que el propietario de este tipo de animales suele ignorar, es que el tubo tiene una duración en emisión de ultravioletas de 6 meses, y después de este tiempo seguirá dando luz pero el nivel de radiación disminuye drásticamente. Por lo que deberá ser reemplazado aunque parezca que funciona correctamente.


Los viejitos requieren también recibir sol para que sus huesos no se vuelvan quebradizos. Pero cuidado con los golpes de calor y la posible deshidratación si se queda dormido y no nos damos cuenta. Ellos a veces no son tan conscientes de sus necesidades y no se dan cuenta de que tienen sed o están pasando excesivo calor.

El Sol, nos mantiene sanos, nos mantiene vivos. A ellos, y a nosotros.


El Nahual

www.elnahual.es

Posts Destacados