ARCILLA Potente antiinflamatorio para nuestros animales.


Ya en la película “El Oso” de Jean-Jacques Annaud, veíamos como este sabio animal se metía en un charco de arcilla roja para curar sus heridas. Los animales la han utilizado desde siempre para recuperar su salud, aliviar sus dolores y curar sus heridas. La arcilla es antiinflamatoria, descongestionante, refrescante, calmante, tonificante, desintoxicante, depurativa, inmunoestimuladora, desinfectante… y muchas cosas más.

Uno de los factores que hacen de la arcilla un elemento terapéutico tan importante es el aporte al organismo de sustancias minerales tanto si se utiliza externa o internamente: Silicio, Magnesio, Calcio, Sodio, Potasio, Manganeso, Hierro, Zinc… entre otras.

Pero ¿cómo ayuda la arcilla a nuestros animales?

Aunque hemos visto que las propiedades de la arcilla son múltiples, nos centraremos en su poder antiinflamatorio y calmante, que sin duda nos será muy útil en casos de:

ARTICULACIONES INFLAMADAS, ARTROSIS, GOLPES Y TORCEDURAS, FRACTURAS, DISLOCACIONES, PICADURAS DE INSECTOS, y todo lo que implique un proceso inflamatorio.

Para usarla sólo tenemos que mezclar el polvo de arcilla que nos venden en los herbolarios con agua, o comprarla ya preparada (viene en un tubito como los de la pasta de dientes). Podemos potenciar su efecto si en lugar de usarla sólo con agua, la mezclamos con la infusión de alguna planta medicinal adecuada para la ocasión, o con jugo de aloe vera. Pero en el caso de no tener conocimientos de plantas medicinales, mezclarla simplemente con agua está bien porque la arcilla por sí misma posee unas virtudes terapéuticas excepcionales.

Con esta mezcla haremos una masa que usaremos a modo de cataplasma, aplicándola en la zona que deseemos tratar. ¡No os preocupeis por el pelo del animal! Tal vez parezca un poco engorroso pringarle el pelo de “barro”, pero con un poco de agua templada y una esponja saldrá sin problemas. Se puede aplicar varias veces al día si fuese necesario. No posee contraindicación ninguna y si los animales la chupan tampoco sucede nada, solo que es conveniente que no lo hagan para que pueda ejercer el efecto deseado a nivel externo.

Existen varios tipos de arcilla pero la más común, y en caso de su uso externo, la que aconsejamos es la ARCILLA VERDE.

Nuestro consejo de hoy, por lo tanto, es que sumeis este fantástico remedio natural al botiquín medicinal de vuestros animales, puesto que puede ser de gran utilidad en muchas ocasiones.

Pero ¡ojo! No olvideis nunca que la valoración medica de un veterinario que pueda diagnosticar la afección que queremos tratar, es imprescindible para saber que a ciencia cierta este tratamiento será suficiente.

El Nahual www.elnahual.es

Posts Destacados