SANGRE DE DRAGO PARA HERIDAS QUE CAUSAN ESTRAGOS




En ocasiones nuestros animales se hacen heridas, que sin necesidad de puntos, deben cerrar por segunda intención. De todos es conocida la eficacia del Aloe Vera para este tipo de ulceraciones, pero hoy queremos recomendaros otro gran cicatrizante natural que nada tiene que envidiar al preciadísimo Aloe: LA SANGRE DE DRAGO.


El Croton lechleri es el árbol que nos proporciona este interesantísimo látex. El poder curativo del mismo ha sido bien conocido desde antiguo por los habitantes nativos. La primera referencia escrita de sus usos medicinales se remonta al siglo XVII. Fue documentada por el naturalista español Bernabé Cobo. Ya entonces se observó cómo los indígenas se servían del látex para sellar heridas en la piel, frenar la infección y acelerar la cicatrización. Pero lo usaban también sobre fracturas, heridas y hemorroides.


En uso tópico, la sangre de drago ayuda a desinfectar heridas y a combatir el herpes simple. Alivia el dolor, reduce la reacción inflamatoria y ayuda a que se forme costra y a que la piel se regenere de manera rápida. Se emplea como remedio astringente, hemostático, antiinflamatorio, antiviral, antibacteriano y, en menor medida, digestivo y aperitivo.


La sangre de drago ha merecido un interés creciente por parte de la comunidad científica, y hoy día resulta fácil de encontrar en herbolarios y muchas farmacias de Europa.



¿CÓMO PODEMOS USARLO EN LAS HERIDAS DE NUESTROS ANIMALES?



Es tan simple como seguir los cuidados de cualquier herida que deba cerrar por segunda intención:

1º. Lo primero que debe hacerse siempre en cualquier herida de un animal, es recortar el pelo que pueda haber alrededor de la herida para evitar que pueda contaminarla.

2º. Limpiar la herida de suciedad y cuerpos extraños, con suero y algún desinfectante indicado para la desinfección de heridas.

3º. Aplicamos sobre la herida limpia la sangre de drago.

4º Si el veterinario nos ha indicado que debemos vendar la herida, lo haremos cubriéndola con una gasa y luego con la venda que nos haya proporcionado. Si no nos lo ha indicado la dejaremos al aire.

Este proceso debe aplicarse entre 3 y 2 veces al día y verás la cicatrización se acelera y en pocos días tenemos solucionado el problema.


Nota: no ocurre nada si el animal lo chupa, porque se ha estudiado que ingerido puede curar úlceras intestinales y estomacales, pero lo ideal sería que permaneciese sobre la herida el mayor tiempo posible.


El Nahual

www.elnahual.es

Posts Destacados